Día 4

Claves para el descanso

21 Días De Ayuno y Oración

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, enviándoles el Mesías que ya había sido preparado para ustedes, el cual es Jesús.

— Hechos 3:19-20

Los apóstoles Pedro y Juan confiados en el poder que Dios les había entregado, se animan a ser parte de milagros maravillosos y es así como al llegar al templo sanan a un paralítico que estaba sentado en una de las puertas pidiendo limosna. Lo hacen “en el nombre de Jesucristo de Nazareth”. La multitud se agolpa en el lugar al ver el milagro y Pedro levanta su voz y les anuncia el mensaje de salvación sin dejarles de confrontarles con el hecho de que ellos habían “matado al autor de la vida”… ¡Qué fuerte tener que reconocer eso! Seguido, les dice que Dios sabe que lo habían hecho por “ignorancia” y les da la llave para ser perdonados: Arrepentirse y volverse a Dios. ¿Sabes? No somos mejores que ellos… Desgraciadamente por ignorancia o conscientemente, hemos cometido pecados que han lastimado a Jesús y le hemos ignorado, hemos tenido “nuestra propia religión”,  pero ¡Tenemos la llave! Arrepentimiento y volvernos a Dios. El arrepentimiento es diferente de la culpa. El arrepentimiento nos hace sentir tristeza por nuestros pecados, pero el deseo de corregirlo; en cambio, la culpa nos hunde en la desesperación y no produce cambios. No viene de Dios. El segundo paso es “volvernos a Dios”, es decir, regresar a Él, a sus caminos, restaurar nuestra relación con Dios… Eso nos traerá descanso o refrigerio (en otra versión se traduce así) de parte de Dios. Es decir “alivio” mental, físico y espiritual. ¿Te sientes cargado por un pecado o una situación que no te deja descansar? Prueba con estas dos claves… Dios promete darte descanso luego que lo hagas.

Para Pensar

Responde las siguientes preguntas y te enviaremos el devocional con tus respuestas a tu correo electrónico.

Oración 

Señor gracias por tu gran misericordia que te llevó a dar a Tu Hijo Jesús para darme un camino para acercarme a Ti. Provoca en mí un arrepentimiento sincero y profundo de aquellas cosas que me alejan de Ti. Yo me arrepiento de____________________ (coloca tu pecado), ¡Te pido perdón! y me vuelvo a Ti con todo mi corazón. En el Nombre de Jesús, Amén