Día 14

Dios no hace acepción de personas

21 Días De Ayuno y Oración

Después de una larga discusión, Pedro tomó la palabra: —Hermanos, ustedes saben que desde un principio Dios me escogió de entre ustedes para que por mi boca los gentiles oyeran el mensaje del evangelio y creyeran. Dios, que conoce el corazón humano, mostró que los aceptaba dándoles el Espíritu Santo, lo mismo que a nosotros. Sin hacer distinción alguna entre nosotros y ellos, purificó sus corazones por la fe. Entonces, ¿por qué tratan ahora de provocar a Dios poniendo sobre el cuello de esos discípulos un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados hemos podido soportar?

— Hechos 15:7-10 NVI

Pablo y Bernabé regresaron felices de su primer viaje misionero, contando todo lo que Dios había hecho entre los gentiles (no judíos) y hubo algunos judíos-cristianos que empezaron a decir que había que hacerse judío primero para luego ser cristiano. Eso implicaba que los hombres debían circuncidarse y cumplir toda la Ley. Los gentiles habían recibido el mensaje de salvación por fe en Jesús y eso había cambiado sus vidas. Pero los judío-cristianos querían “institucionalizar la obra del Espíritu Santo” y era como querer encerrar el viento… A veces hacemos eso en nuestras iglesias. Las personas llegan felices de lo que Jesús está haciendo en ellas y sus conductas pueden incomodarnos (¡pero cuánta frescura nos traen!). Entonces, algunos de nosotros temerosos de “perder el control”, les llenamos de reglamentos y apagamos la obra del Espíritu Santo en sus vidas… Les ponemos más cargas que las que Dios les pone… y estamos “provocando a Dios” cuando hacemos esto, dice la Biblia. ¡Líbrenos Dios de hacer eso! No necesitas hacerte judío para ser cristiano, no necesitas celebrar sus fiestas, ni aprender hebreo, ni bailar sus danzas, ni sujetarte a leyes, para ser un cristiano completo. ¡En Cristo estás completo! Estamos bajo un nuevo Pacto basado en la sangre que Jesús derramó por nosotros. Él ha puesto Su Espíritu en ti y te guía a toda verdad. Claro que puedes aprender de los orígenes del cristianismo, ¡definitivamente te enriquecerá! Pero no te pongas (ni le pongas a nadie) más carga de la que Cristo te ha puesto. ¡Él te ha hecho libre! ¡Eres salvo por fe y no por obras! ¡Cuidado! El mismo Espíritu que se derramó sobre los judíos, lo hizo sobre los no judíos ¡Él no hace acepción de personas!

Comparte este video en tus redes https://youtu.be/QBzHEhVtF4U

Para Pensar

Responde las siguientes preguntas y te enviaremos el devocional con tus respuestas a tu correo electrónico.

Oración 

¡Líbranos Señor de provocarte! Queremos ser personas que faciliten el camino a las personas a tu presencia y no ser obstáculos. Tú no echas a nadie fuera de Ti. ¡Danos un corazón como el tuyo! En el nombre de Jesús, Amén.