Día 12

Dios rompe tus cadenas

21 Días De Ayuno y Oración

De repente apareció un ángel del Señor y una luz resplandeció en la celda. Despertó a Pedro con unas palmadas en el costado y le dijo: «¡Date prisa, levántate!» Las cadenas cayeron de las manos de Pedro.

— Hechos 12:7 NVI

El rey Herodes había hecho arrestar, con el fin de “maltratar”, a algunos cristianos para ganar la simpatía de los judíos. Al punto que hizo matar a espada a Jacobo, quien era uno de los apóstoles, hermano de Juan. Inmediatamente procedió a arrestar otra vez a Pedro. Mientras tanto, la iglesia oraba fervientemente. El ser cristiano en aquel tiempo podía llegar a costarte la vida y/o la libertad. Este gobernante quería hacer lo mismo que con Jesús, al parecer. Y el mismo día que tenía pensado condenarlo, Dios intervino. Dieciséis soldados lo custodiaban personalmente sólo a este Apóstol… pero un ángel enviado por Dios despertó a Pedro, y ¡al instante cayeron sus cadenas! Pasó por en medio de los guardias, se le abrieron las puertas, pero los guardias ¡no lo vieron mientras salía de la cárcel! ¿Por qué Dios esperó hasta el último día para librarlo? ¿Cómo es que no lo vieron los guardias? ¿Pueden los ángeles librarnos hoy? En Hebreos 1:14 hablando de los ángeles dice que están para servir a los que heredamos la salvación, o sea.. para ti y para mí. ¡Esto no significa que le puedas pedir a los ángeles o adorarles! Dios es quien los envía. ¡Creo firmemente que si pudiéramos tener ojos espirituales (como si fueran esos lentes infrarrojos) nos asombraríamos de cuánto Dios los usa para protegernos y para librarnos de males mayores! Pero hay una clave encerrada en todo esto: Mientras los cristianos estaban reunidos orando, Pedro iba camino a la casa de María (la madre de Juan Marcos, el autor del evangelio de San Marcos). Es más, no creían que era Pedro, creían que era su ángel. Pedid y se os dará (Mateo 7:7). Creo que más bien oraban con fe pero a la vez les sorprende la respuesta de último momento de Dios. ¿Creemos que Dios nos dará lo que le pedimos? ¿O somos como dice el libro de Santiago “de doble ánimo”, que dudamos? Dios puede, quiere librarnos y puede enviar aún a sus ángeles para eso…  

Comparte este video en tus redes https://youtu.be/uX9I7YwMNpE

Para Pensar

Responde las siguientes preguntas y te enviaremos el devocional con tus respuestas a tu correo electrónico.

Oración 

¡Señor renueva mi fe en tus promesas! ¡Que la oración sea como mi respirar en este tiempo! ¡Rompe las cadenas que me atan! ¡Envía a tus ángeles para librarme! En el nombre de Jesús, Amén.