Día 1

Jesús se multiplica en ti

21 Días De Ayuno y Oración

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

— Hechos 1:8 NVI

Jesús luego de haber resucitado y de estar cuarenta días con sus discípulos, hablándoles acerca del Reino de Dios, llega el momento de regresar al cielo, de dónde Él había venido. Como se lo había anticipado a los suyos (Juan 14:15-18) era tiempo de partir pero no los dejaría “huérfanos” sino que enviaría a Su Espíritu Santo para que estuviera con ellos, les recordara todas sus enseñanzas y les guiara a toda verdad. Y en la promesa había un “plus” que venía “con”el Espíritu Santo, quien es la tercera persona de la Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo), que se los revela en ese instante, les daría ¡PODER PARA SER TESTIGOS! ¡¡Wow!! Dios mismo estaría en cada uno de ellos, no sólo “con” ellos, sino también “en” ellos… ¿Entiendes la profundidad de esta revelación? No es que Jesús caminaría “con” ellos, “aparte de ellos”, sino que estaría “en ellos” a través del Espíritu Santo. ¿Y qué tiene que ver contigo y conmigo esto? Que así como vino sobre ellos y estuvo en ellos, está en ti y en mí a partir del mismo momento en que somos sus discípulos, es decir, en que creemos en Jesús como el Hijo de Dios y le entregamos nuestras vidas para seguirle. 

O sea, te lo vuelvo a repetir, porque es demasiado fuerte esta revelación: ¡¡DIOS MISMO ESTÁ EN TI, EN MÍ Y TENEMOS SU PODER!! ¿Y para qué es este poder? Para ser testigos de Jesús, es decir, hablar de Jesús y de sus buenas noticias de salvación a toda persona que tengamos a nuestro lado, en cualquier parte del planeta. 

Jesús se multiplicó a sí mismo en cada persona… Cuanto tu hablas de Él, le permites que Dios se asome y se descubra ante los demás a través tuyo. ¿No es maravilloso?

Nuestra tarea es ser testigos de Jesús específicamente y de lo que Él vino a traer: una nueva esperanza que significaba que Dios quiere reconciliarse con la humanidad y que proveyó un camino para ello: Su Hijo Jesús.

Para Pensar

Responde las siguientes preguntas y te enviaremos el devocional con tus respuestas a tu correo electrónico.

Oración 

¡Señor gracias por haber enviado a Tu Espíritu Santo a mi vida! Llena mi boca de “Tus palabras”, usa mis manos, mis pies para ser testigo de Ti y de tu mensaje a toda persona que tenga a mi alrededor! En el Nombre de Jesús, Amén.